Bien Hecho Working on Fire Chile

12 Dic, 2016 | Working on Fire

Working on Fire (WOF) Chile, se ha convertido en sinónimo de excelentes estándares de seguridad. Su dedicación a la salud y la seguridad se confirma por su impresionante acumulación de horas de trabajo sin lesiones. Su éxito, dentro de una industria de alto riesgo como Wildland Firefighting, es admirable, y sirve de inspiración a innumerables otros.

Desde 2011, WOF se ha convertido en un proveedor de renombre de Integrated Fire Management (IFM) en Chile. Ofrecen productos y servicios de IFM al gobierno chileno ya varias empresas privadas. Su huella abarca más de 1,3 millones de hectáreas de plantaciones de pinos y eucaliptos y bosques autóctonos. Sus operaciones ayudan a limitar los efectos devastadores de los incendios forestales no deseados.

Desde el principio, WoF Chile se ha esforzado por hacer de la seguridad un estilo de vida. “Nuestro recurso más importante, como agencia de implementación en una industria de alto riesgo, es nuestro capital humano”, explica Fritz Lubbe, Director Gerente de WOF Chile. “Tenemos la responsabilidad de asegurar que todo nuestro personal sea capaz de identificar el riesgo y teniendo en cuenta las posibles consecuencias de cada una de sus acciones”.

Esta actitud proactiva hacia la seguridad, ha ganado a WOF Chile 1,05 millones de horas-hombre sin ninguna lesión por tiempo perdido (LTI). Ellos comenzaron su auditoría actual el 12 de enero de 2016, después de perder sólo tres días en su cuenta anterior, que había pasado la marca de 1,2 millones. Según Lubbe, su objetivo actual es de 1,5 millones de horas.

Un puntaje LTI bajo sirve como una indicación de cómo una empresa es responsable en términos de construcción de credibilidad y confianza en su marca. Un LTI se registra cuando un empleado se lesiona mientras lleva a cabo una tarea relacionada con el trabajo para los empleadores, lo que lleva a una pérdida de productividad o incluso absentismo.

WOF Chile emplea entre 600 y 1.500 personas, dependiendo de la época del año. Una fuerza de trabajo tan grande deja mucho espacio para el error.

“Nuestro mayor desafío es mantener el impulso de seguridad todo el año”, dice Lubbe, “pero tratamos de mantenerlo comunicando mensajes de refuerzo positivo y siguiendo un meticuloso plan OHS (Salud y Seguridad Ocupacional) a largo plazo”.

Fritz también enfatizó el hecho de que la seguridad depende de la plena participación y cooperación de todos los involucrados y es esencial que se comunique de manera continua. Como Lubbe explica, “La seguridad en el lugar de trabajo es el primer bloque de construcción para cualquier empresa de clase mundial”.

Share This